con qué tener cuidado para evitarlos

Incluso durante la temporada de verano tenemos que estar atentos a algunos problemas de salud que pueden arruinar nuestras vacaciones.

En el imaginario común, la enfermedad está muy a menudo relacionada con el invierno: el frío que congela nuestros huesos, la fiebre y los trastornos respiratorios que de repente nos asaltan … En cambio, tenemos que afrontar algunos de estos problemas incluso en verano. De hecho, los virus y las bacterias nunca se van de vacaciones y no debemos bajar la guardia con la llegada del primer calor. Pero, ¿cuáles son las enfermedades más frecuentes en verano?

Insolación e insolación

UN exposición prolongada a la luz solar puede causar más que unas pocas quemaduras desagradables. Es el caso de la insolación, que se manifiesta con fiebre alta y aparición de eritema. Mucho más peligroso es el golpe de calor, que también puede ocurrir en interiores. De hecho, es una forma de hipertermia y ocurre cuando el cuerpo es incapaz de termorregularse después de la exposición a altas temperaturas.

Los síntomas del golpe de calor son bastante graves: los afectados tienen fiebre muy alta, piel caliente y seca, ausencia de sudoración, mareos, dolor de cabeza, alucinaciones, respiración rápida, presión arterial baja. En algunos casos, la persona incluso llega a perder el conocimiento. Si ocurre tal situación, es importante pedir ayuda de inmediato.

Fuente de la foto: https://pixabay.com/en/photos/acqua-beach-mare-estate-ocean-3266211/

Alergias a picaduras de insectos

Abejas, avispas, mosquitos y muchos otros insectos están esperando que el verano nos asalte. En la mayoría de los casos, las picaduras de insectos son solo una molestia que causa hinchazón en el área afectada, picazón y, a veces, dolor. Pero hay que prestar atención a uno cualquier reacción alérgica.

Si, después de una picadura de insecto, aparecen síntomas como fiebre, problemas gastrointestinales, sibilancias, hipotensión y colapso, es necesario acudir a urgencias de inmediato. De hecho, podría ser uno choque anafiláctico, que requiere intervención médica. Si ya sabe que es alérgico a algunas picaduras de insectos, deberá tener más cuidado en el verano.

Diarrea del viajero

Su nombre tiene una explicación muy sencilla: suele afectar a los turistas que viajan al exterior, a lugares donde algunos microorganismos patógenos están muy extendidos. La diarrea del viajero a menudo es causada por Escherichia coli, Giardia, Rotavirus o Salmonella.

El contagio ocurre a través de alimentos o agua contaminados, especialmente en países muy cálidos y húmedos, donde las bacterias y virus encuentran un hábitat adecuado para su proliferación. La enfermedad se manifiesta como frecuentes brotes de diarrea, asociados con síntomas como dolor abdominal, náuseas, vómitos y fiebre. En los casos más graves, es necesario ten cuidado de no deshidratarte.

Las picaduras de medusa

Picadura de medusa
Fuente de la foto: https://pixabay.com/en/photos/medusa-subacquea-marino-esotico-918694/

Tenga cuidado con las medusas al nadar en el mar para evitar sorpresas desagradables. En realidad no se trata de picaduras reales, sino de una reacción debida a contacto de los tentáculos punzantes con la piel. De hecho, la medusa libera sustancias bastante venenosas que causan síntomas molestos.

Los afectados por ella se encuentran con algunos manchas rojas en la zona de contacto, donde se desencadena un dolor intenso. También pueden producirse hinchazón y ampollas. Por lo general, el dolor desaparece después de aproximadamente media hora, dando lugar a un picazón severa. En casos raros, puede desarrollarse una reacción alérgica que requiera atención médica.

Las micosis

Aquellos que no tengan la suerte de ir a la playa probablemente se tomarán unos días para darse un chapuzón en la piscina. Aquí también el riesgo está siempre a la vuelta de la esquina, especialmente en forma de hongos patógenos. Entre las enfermedades de la piel que afectan en verano se encuentra la micosis, unainfección muy contagiosa, que se transmite sobre todo en lugares públicos donde el calor y la humedad son una constante.

Los principales síntomas de la micosis de la piscina son parches escamosos y muy pruriginoso que en la mayoría de los casos aparece entre los dedos, debajo de las plantas de los pies o en las palmas de las manos. A veces, un poco de atención es suficiente para evitar el contagio: Utilizar siempre zapatillas y mantener la piel seca y limpia son consejos importantes a seguir.

Fuente de la foto: https://pixabay.com/en/photos/acqua-beach-mare-estate-ocean-3266211/

Related Post

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*